Listography

17.1.16

No quiero perderme jamás bajo el manto plateado de esta larva.

Noto vibrar a mi alrededor las hojas de los árboles,
el brillo de las botellas rotas iluminadas por un coche a toda velocidad,
las caricias de las espigas enredándose en mi pelo,
todo parece bailar sin importar si es visto.

La noche oscurece mis ojos y las ratas permanecen con cautela,
quien es esa muchacha que nos ha mirado
una mujer que se ha parado para acariciarnos la vida,
me ha mirado y me ha visto.

Otro día nos dará de comer, desde su propia mano,
y si la muerdo y se va y no vuelve,
Mejor la miramos y la acariciamos nosotros,
porque no le importa este instinto de devorarla con mis dientes.

Le sonreía, a ese instante.
Y las flores, la bruma, la luna, la farola,
lo hice mío porque se pudo, porque quería mirar
y las flores, la rata, la piedra, el tiempo,
se abrieron hacia mi y me dijeron

tómanos, te daremos un poco de aliento, si no te mueves,
si vienes cada día.
Solo a mirarnos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario