Listography

26.8.13

Cuatro estaciones. (VOL I)

De pequeña me dijeron que a las flores hay que hablarles para que crezcan más fuertes. Que habían que acariciarlas, y apreciar su olor para que se sientan queridas. No sé, me acordé cuando sentí esa primavera interna que estás haciendo florecer en mi interior. 
No necesito que les hables para que crezcan como me contaron, pero tu voz las suaviza, ese tono agradable que les sienta como una brisa en Verano. No puedes acariciarlas porque no puedes agarrar mi alma con las manos, pero lo haces. Solo me miras así, sonriendo como sabes hacer tú y las mueves un poco. Tampoco puedes olerlas, porque tendrías que meter la nariz en mis nervios, pero sí, también lo haces. Aprecias cualquier rastro de perfume que encuentras, y lo más curioso es que no sabes a qué huele, pero siempre me dices que es hermoso. 
Recoges mi cosecha interna sin ningún esfuerzo, y decoras con ellas tus manos, tu mirada, y la mía. 
No me duele, que las arranques de raíz sin dudar, porque son todas para ti. Desde las lavandas hasta las gardenias. 
Y cuando llegue el Invierno, se que no tendré que tener miedo como cuando caía la noche,
porque podían morir siempre congeladas, y recoger cada mañana mis flores marchitas, 
era probablemente lo más triste que podía escribir.
No tendré miedo, porque les basta tu calor, para sobrevivir cada invierno.
No te preocupes si una noche no puedes dormir conmigo, 
me basta con que me sonrías un poco, solo a mi. 
Ejercerás de sol, de lluvia y de alimento, para todos mis campos de flores, reservados para ti.

1 comentario: