Listography

6.2.12

No pretendo que nadie me comprenda. Nunca pretendí nada, pero el corazón humano es tan inutil..Tanto.

Escribí hasta que me sangraron los dedos.
Escribí la verdad, lo inimaginable, lo que nadie se atrevía a decir. La última página de mi libreta azul, Satán.

Ese era solo el principio de la rosa y verde.

Escribí yo, sin bien ni mal, sin perversos ni armoniosos sentimientos. Mente fría, corazón caliente.

Se puede decir que junto a cada letra me dejé tres lágrimas y un peso que llevaba cargando desde hacía
 trece relojes de arena.

Esta noche soñé con tormentas, mares.
Calma.

3 comentarios: