Listography

31.10.11

Poco le cuesta ocultarlo a sucios humanos superficiales

Un suave abrigo de piel le cubre los huesos, dormitaban sus músculos protegiéndola cada noche. El lobo aullaba a la Luna, divisando nuevos peligros y entonces, la Luna se hacía más brillante en la ventana de Maserú. Sus sueños plantaban césped, y le hacían cosquillas en las plantas de los pies, hasta que ella despertaba.
Maserú vivía torturada por su propio corazón.
Entre sus costillas se oculta un pequeño secreto, podías intuirlo si acercabas la oreja al lado izquierdo de su pecho.
La mañana siguiente,  al lado de su rutinal cafetería, recuerda al lobo.
Una persona se acerca, y prueba diferentes combinaciones, mirándole fijamente a los ojos. Ella los cerró. Y él fue la única persona, que robó un fragmento de lo albergado en la quinta costilla.
Maserú vive desde entonces, buscando su laguna propia, su ser. Ya no recuerda quien es.


Click en la imágen

No hay comentarios:

Publicar un comentario