Listography

30.8.11

Solos en el bosque, o quizá no tan solos. Allí, me besaste.

 Esa noche tus pies fríos rozaron los míos suaves, asustados,
la noche compuso una melodía con tu risa adorable, las estrellas fugaces pasaron confusas para poder pedir los deseos, los pájaros se escondieron sigilosos en sus nidos de amor, y los murciélagos volaron a la zona cálida más cercana, presos del hambre.
Sabes que soy observadora, y que te vi cerrar los ojos a la tercera estrella fugaz. Aún me pregunto cual fue tu deseo.
Una vez me contaste que tiraste una moneda en una fuente de Paris, deseaste volver. Y quizá deseaste lo mismo conmigo, volver a verme, o quizá a acariciarme, o quizá querías que te besara en ese preciso instante.

O quizá pienso demasiado.


4 comentarios:

  1. Buen remate, este poema es un monólogo interior, colmado de ansiedad y melancolía. Parece que ud dejó pasar la estrella fugaz para que él pidiera por los dos. Su poema es un beso generoso que se entrega y busca perpetuar la sensación.

    http://enfugayremolino.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Dios que comentario más gratificante, Muchísimas gracias Laura, la poeta!

    ResponderEliminar
  3. Quee Guii el blogg ;D me encantaa pasatepor el mio y si te gustaa sigue; http://myworld20becris.blogspot.com

    ResponderEliminar
  4. que linda entrada, y muy bueno el blog,Te sigo.
    espero que andes bien, saludos !!!!

    ResponderEliminar