Listography

14.3.11

Tápate los ojos más de veinte minutos


Quizás no lo recuerde, pero yo se que sí. Como cualquier chica romántica, ella recordaba cualquier fecha estúpida, como era el tacto de su ropa o el dulce olor que desprendía su pelo. Fresas.
Entonces eran jóvenes e ingenuos, ella ciega y él...era él. El amor les duró tanto, como a ella su recuerdo. Recordaba las fresas como su mayor tesoro. Se arrepintió de no haberlas probado antes...así qué, cogió sus gafas, su palo y su abrigo y se dispuso a ir al mercado más cercano para comprarse las más suaves que tocara.
Pero llegó, y lo primero que sintió fue su aspereza. Cómo no. Ella volvía a equivocarse. Volvió a recordar. Cada recuerdo sigue siendo hoy una herida convertida en cicatriz que late bajo la caricia de unas manos que ya no son ni serán las mismas que fueron siempre.


Texto: Asesinandopesadillas
Foto:notursweetie

9 comentarios:

  1. que bonito texto la verdad y menudas dos fotos

    un saludo
    www.sinboli.com

    ResponderEliminar
  2. totalmente encantador lo que escribiste *-*
    "Cada recuerdo sigue siendo hoy una herida convertida en cicatriz que late bajo la caricia de unas manos que ya no son ni serán las mismas que fueron siempre."
    Me encantó. Te sigo! :)
    un beso,

    ResponderEliminar
  3. Graaaaaaacias a todos!
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. wow. this picture is really inspiring. thanks for sharing.

    Hope you'll stumble over my blog too ;)
    Modekarussell

    ResponderEliminar
  5. :O!! Me gustaaaaa
    te sigo sin dudar!! Un saludo

    ResponderEliminar
  6. Qe linda entrada, los recuerdos son dificiles de olvidar! me encanto tu blog. Un besoo! :)

    ResponderEliminar